Al paso de la historia, nuestras tradiciones se iluminan
BIENVENIDOS  
A NUESTRO SITIO
Retumba en nuestros oídos el zapateo de hombres y mujeres que muestran la historia de México para seducir los corazones de quienes observamos y vivimos su danza. La música está en los pasos, en los movimientos virtuosos, en los colores y en los rostros de los bailarines que llevan en la sangre el ritmo de una cultura diversa y rica: México intenso, México apasionado, México herido, México regocijado, México solemne, México borrando las fronteras de idiomas, razas, países; la danza mexicana es universal y es patrimonio de todo aquel que se abre para presenciarla.

El Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara, con una labor constante de casi medio siglo, contribuye al patrimonio nacional con la conservación de danzas que trascienden sus orígenes, trascienden el tiempo y abren sus caminos hacia el mundo.

Nuestros abuelos y padres danzaron: ellos, a través de quienes están en el escenario –los hijos de esa historia-, echan raíces en nuestro presente al verlos ejecutar con maestría eso que nos construye como mexicanos.

La Universidad de Guadalajara abre los brazos y da la bienvenida a todos: volvamos a nosotros mismos, entremos a nuestro pecho por la puerta grande, dejemos que la música y la danza habiten y animen el espíritu. Un espacio gozoso nos recibe con el primer zapateado; un instante, una ráfaga de belleza infinita, nos regala el Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara que de manera generosa se abre a todo el público asistente para que lo reciba de igual manera. Llenemos pues de orgullo los corazones nacionales y extranjeros porque este espectáculo es de todos y para todos los que lo presencian. Con cada movimiento lo importante es recordar que el patrimonio universal es compartido por todos los que ahí lo habitan.